Friday, May 26, 2017

COMMITTED TO LIFE

The focus of gender in light of current challenges
By Dr. Sandra Lassak*
Talking about feminism and theology may seem like a contradiction, which isn’t surprising given the inequality between men and women: the structural oppression of women, femicide, divorced couples, and discrimination against homosexuals among others.

Despite the fact that for decades women have been doing theology in our churches and theological spaces, most of these spaces remain highly patriarchal, if not downright misogynistic. The identities of women are fixed, formed around constructions of gender and sexuality justified by a religious and theological discourse which promotes the ideal woman as: virgin, submissive and servile. From this dichotomy of macho men and servile women a whole system of inequality and oppression based on gender has been constructed and continues to be maintained in some ways to this day.

Theology seems to be a field of men, despite the fact that women have been doing theology for decades, and it is because within the pyramidal structure of the Church we are outside the positions of power and decision making. Changing or questioning the structures and ideologies of this system is not in the interests of some male pastors, priests and theologians because it would weaken the power they want to maintain. That is why we find so much resistance and rejection to gender theories, because it is an approach that shows the unjust inequalities and offers help to overcome them in order to build communities of equals.

Since it emerged in the 1980s, feminist theology has been a theology articulated from the marginalized experiences of women and at the same time a critique of the patriarchal character of Theology. Based on realities and concrete experiences of women, feminist theology was part of the feminist movement, sharing the struggles for a social and political transformation, for equality, and dignified conditions for all. Therefore, feminist theology is not a theology only of women and for women, but is a theology that problematizes 'gender' and therefore should be important to all.

Clarification of feminism and why it is important to continue talking about feminism
Declaring oneself a feminist puts you in a position of suspicion accompanied by images and prejudices such as being a macho dressed as a woman, a lesbian, a woman who hates men, etc. However, national and international news indicate that misogyny, oppression and violence against women continue to be one of the biggest problems today at the global level.

In times of capitalist expansion, new excluded groups are spreading with greater speed and brutality, and among them are women. Social, political and economic interests have created structures of inequality throughout the centuries. And although thanks to the struggles of so many women - which have occurred throughout history – there have been some changes achieved, there is still a long way to go to have societies and communities of equals.

Women still belong to the most disadvantaged group.  They are the most affected by violence, poverty and discrimination as well as by the ecological crisis. They suffer from the effects of climate catastrophes, land grabbing and the destruction of life's foundations. Faced with this situation it is imperative to ask for new forms of solidarity including regional, national and international.

How can we, in these struggles for better living conditions, dignity and equal rights, connect and share among all women, who from different local contexts are organizing to promote processes of change (for example, the 'Ni una menos' or Women's March)? How can we and should we be part of this work as Christians?

In Latin America, religion has sold itself out by having an important role in the construction of gender legitimizing a patriarchal, capitalist and heteronormative social and economic system. Therefore, doing a social analysis we cannot leave out a religious analysis and a critical theological view.

It is also important to see the variety and diversity of experiences of oppression, recognizing the same structures of inequality and power behind them. Because at the core of talking about and analyzing gender relations is talking about power relations.

The conception of gender does not depend on an a-cultural biological determinism, but rather on each culture and worldview, “in that sense, every society, every community, every group and every person has a particular gender conception, based on their own culture.[1]” We learn from childhood to identify with the worldview and conception of gender roles in our culture. Because in the nation we live, as Simone de Beauvoir one of the first great women's rights defenders said, “One isn’t born a woman, one becomes a woman.”

Current challenges
According to theologian Elizabeth Schüssler Fiorenza, theology always has to do with dreams and visions of a more just and united world; an issue that deeply touches humanity.[2] For this reason, it is necessary to articulate a de-patriarchicalization and decolonization from and with the women who, in their daily struggles, face colonial, capitalist and patriarchal oppression.

They are peasant women, indigenous, from popular urban sectors and also women who question - from their individual and collective experience - colonial and patriarchal relations; who fight together to overcome all kinds of oppression. In this way “... feminism is not just another theory, it is a theory, a conception, a worldview, a philosophy, a politics born from the most rebellious women against patriarchy,”[3]  says Bolivian Aymara, Julieta Paredes. Practically, feminism is a way of life, “a new way of understanding life and human relations,”[4] as theologian Ivone Gebara puts it.

The reality of our world, challenges us to permanently relocate in different senses, to leave the offices, the classrooms, the parishes, and place ourselves in the 'street'. Displacement impacts us, we will have to move from traditional spaces of religion and oppression and search for new spaces where more integral and equal spiritualties can be lived.

From the pluralities we have to construct new forms of heterogeneous and inclusive communities of coexistence with all people, with nature, and between countries and continents, and break down the mental as well as social, economic and political barriers and hierarchies.

What nourishes us is a spirituality of resistance and rebellion fueled by the sharing of realities and daily struggles, of solidarity and sisterhood. This spirituality is made real through action, a collective and diverse expression that seeks to build new relationships and another world of which we all dream.

This is the only way we will we be able to offer relevant contributions to the questions and problems that people live today. Because the discipleship and following of Jesus requires us to be part of the processes towards equality and justice.

Questions for reflection:
·      What would it mean to decolonize and de-patriarchicalize?

·      What does it mean to do theology from our context, our social and pastoral commitments?

·      For what would I want to make a commitment? 







*Dr. Sandra Lassak holds a Doctorate in Theology




[1] Lagarde, Marcela, “El género, fragment literal: ´La perspectiva de género´, en Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia. Ed. horas y HORAS, España, 1996, pp. 13-38.
[2] Vease Schüssler Fiorenza, Elisabeth, Discipulado de Iguales, Una Ekklesia-lógica Feminista de Liberación. (Mujeres haciendo Teología desde Bolivia – Volumen III), p.214-235.
[3]  Paredes Julieta, en: Gargallo Francesca, Feminismos desde Abya Yala, Ideas y proporciones de las mujeres de 607 comunidades de nuestra América, Ciudad de México 2014, p. 96.
[4] Gebara, Ivone, Las aguas de mi pozo. Reflexiones sobre experiencias de libertad, Montevideo 2005, 133.

Seminario Continental Contra la Trata de Personas



Con el objetivo de incentivar y acompañar a las redes de la Vida Consagrada que trabajan contra el delito de la trata de personas en América Latina y el Caribe, desde los ejes  programáticos para sensibilizar y humanizar la vida consagrada y las  personas se desarrolla este seminario del 18 al 20 de agosto en Bogotá, Colombia.

Fecha: Del 18 al 20 de agosto

Dirigido a: Vida Religiosa

Descargue:

Lecturas previas: 



Webinar por la Tierra

Con esperanza nos reunimos en la plataforma ‘Blue Jeans’ vía Internet con más 60 colaboradores/as líderes en sus áreas de nuestros diversos ministerios en México y Estados Unidos, con quienes compartimos nuestra acción corporativa por el cuidado de la creación y algunas ideas sobre cómo planificar eventos sostenibles tomadas de ESTARTAP (especialistas en eventos sostenibles).

Una de las luces que más nos ha llenado de alegría, es contemplar el compromiso ecológico de nuestras Universidades tanto de Estados Unidos como en México. Gracias por las iniciativas, luchas y esperanzas en este caminar de seguir siendo mejores protectoras de la creación. Pues a través de una dinámica, las/los participantes reconocían lo que se estaba haciendo ya y lo que podría implementarse para ser cada vez más sostenibles en los eventos.

Cabe mencionar que se realizaron dos Webinars (uno en español y otro en inglés) el 17 y 18 de mayo con el objetivo de sociabilizar y cumplir con nuestro compromiso congregacional de asegurar que al menos el 50% de todos los materiales utilizados y consumidos en las reuniones y eventos CCVI sean respetuosos con el medio ambiente.

Aquí el material que usamos durante la transmisión:

Comprometidas con la Vida

El enfoque de género ante los desafíos actuales
Escribe: Sandra Lassak*

Hablar de feminismo y de teología parece de por sí ya una contradicción, lo cual no sorprende frente a la desigualdad existente entre varones y mujeres: la inferiorización estructural de mujeres, los feminicidios, las parejas divorciadas, la discriminación hacia las personas LGTBI entre otros.
            A pesar que hace décadas las mujeres están haciendo teología en nuestras iglesias y espacios teológicos, mayoritariamente siguen siendo sumamente patriarcales por no decir misóginos. Las identidades de las mujeres son determinadas,  controladas en torno a  construcciones de género y sexualidad justificadas por un discurso religioso y teológico, cuya máxima expresión es una mujer idealizada: virgen, sumisa y servil. A partir de esa dicotomía de hombre macho y mujer sometida se ha construido todo un sistema de desigualdad y opresión entre los géneros que se mantiene de alguna manera hasta hoy en día.
            La Teología parece un campo de varones, a pesar de que hace décadas las mujeres están haciendo teología, y es que dentro del sistema piramidal eclesial estamos fuera de espacios de cargos y decisiones. Cambiar o cuestionar las estructuras e ideologías de ese sistema no les conviene a algunos señores pastores, sacerdotes y teólogos porque debilitaría el poder que quieren mantener. Por lo tanto encontramos tanta resistencia y rechazo frente a las teorías de género, porque es un enfoque que hace ver las desigualdades injustas, ayudan a superarlo y construyen comunidades de iguales.
Desde que surgió en los años 1980, la teología feminista fue una teología desde las experiencias marginalizadas de las mujeres y al mismo tiempo una crítica al carácter patriarcal de la Teología. Partiendo de realidades y experiencias concretas de mujeres, la teología feminista formaba parte del movimiento feminista compartiendo las luchas por una transformación social, política, por la igualdad y condiciones dignas para tod@s. Por lo tanto, la Teología feminista no es una Teología solo de mujeres y para mujeres, sino que es una Teología que problematiza el ‘género’ y por lo tanto debería tener importancia para tod@s.
Aclaraciones sobre el feminismo y  porqué es importante seguir hablando del feminismo
Declararse como feminista te pone en una posición de sospecha acompañada por imágenes y prejuicios como de ser un machista vestida de mujer, una lesbiana, mujeres que odian a los hombres, etc. Sin embargo las noticias nacionales y internacionales indican que la misoginia, la opresión y violencia contra la mujer siguen siendo una de las mayores problemáticas en la actualidad a nivel global.
            En tiempos de expansión capitalista se propaga con mayor velocidad y brutalidad nuevas masas excluidas, entre ellas se encuentran las mujeres. Intereses sociales, políticos y económicos han creado a lo largo de los siglos estructuras de desigualdad a nivel mundial. Y aunque gracias a las luchas de tantas mujeres -que se han dado a lo largo de la historia-  se han logrado cambios, falta todavía mucho para tener sociedades y comunidades de iguales.
            Todavía las mujeres pertenecen al grupo más desfavorecido, son ellas las que son afectadas mayoritariamente por la violencia, la pobreza y discriminación como también por la crisis ecológica. Ellas sufren los efectos de las catástrofes climáticas, el acaparamiento de las tierras y la destrucción de las bases de la vida.  Frente a esta situación es imprescindible preguntar por nuevas formas de solidaridad tanto regional, nacional pero también internacional.
            ¿Cómo en esas luchas por mejores condiciones de vida, por dignidad y derechos nos podemos vincular y articular entre todas las mujeres, que desde los distintos contextos locales se organizan para impulsar procesos de cambio(por ejemplo la marcha ‘Ni una menos’ o Women’s March)? ¿cómo podemos y tenemos que formar parte de eso como cristianas?
             En América Latina, la religión se ha empeñado en tener un papel importante en la construcción de géneros legitimando un sistema social y económico patriarcal, capitalista y heteronormativo. Por lo tanto, haciendo un análisis social no podemos prescindir de un análisis religioso y una mirada teológica crítica.
                   Es importante ver, también, la variedad y diversidad de experiencias de opresión reconociendo las mismas estructuras de desigualdad y poder tras de ello. Porque en el fondo hablar sobre y analizar relaciones de género es hablar de relaciones de poder.
            La concepción de género no depende de un determinismo biológico acultural, sino más bien de cada cultura y cosmovisión, ‘en ese sentido, cada sociedad, cada pueblo, cada grupo y todas las personas, tienen una particular concepción de género, basada en la de su propia cultura’.[1]  Aprendemos desde la infancia a  identificarnos con la concepción de la cosmovisión y los roles de género en la cultura. Porque en la nación que vivimos como dijo  Simone de Beauvoir -una de las primeras grandes defensoras de los derechos de las mujeres- una  No se nace mujer, llega una a serlo’.
            Desafíos en la actualidad
Según la teóloga Elisabeth Schüssler Fiorenza, la Teología tiene que ver siempre con sueños y visiones de un otro mundo más justo y solidario; cuestión que toca profundamente a la humanidad[2].  Por lo que es necesario articular la despatriarcalización con descolonización desde y con las mujeres que en sus luchas diarias hacen frente a la opresión colonial, capitalista y patriarcal.
            Son las mujeres campesinas, indígenas, de sectores urbanos populares y  también aquellas mujeres que cuestionan -desde su experiencia individual y colectiva- las relaciones coloniales y patriarcales; para luchar juntas por la superación de todo tipo de opresión.   De esa manera ‘...el feminismo no es una teoría más, es una teoría,  una concepción, una cosmovisión, una filosofía, una política que nace desde las mujeres más rebeldes ante el patriarcado’[3] como afirma la aymara boliviana, Julieta Paredes.
            Prácticamente el feminismo es toda una postura en la vida, ‘una nueva manera de comprender la vida y las relaciones humanas’[4] como lo expresa la teóloga Ivone Gebara.
            La realidad de nuestro mundo, nos desafía a desplazarnos permanentemente en diferentes sentidos, salir de las oficinas,  de las aulas de estudio, de las parroquias y ubicarnos en la ‘calle’. La desubicación nos toca,  tendría que desplazarnos de espacios religiosos tradicionales y opresores hacia la búsqueda de otros nuevos espacios donde se pueda vivir espiritualidades más integrales y horizontales.
            A partir de las pluralidades nos toca construir nuevas formas de comunidades y convivencias  inclusivas heterogéneas con todas y todos, con la naturaleza , entre países y continentes; derrumbar barreras y jerarquías tanto mentales como sociales, económicas y políticas.
            Nuestra fuente es una espiritualidad de resistencia y rebeldía nutrida del compartir de las realidades y luchas diarias, de la solidaridad y sororidad.  Esa espiritualidad que se concretiza en el actuar, una expresión colectiva y diversa que busca  construir nuevas relaciones y ese otro mundo posible del cual tod@s soñamos.
            Solamente de esa manera podremos ofrecer aportes relevantes para las preguntas y problemáticas que la gente hoy en día vive. Porque el discipulado y seguimiento de Jesús nos exige ser parte de los procesos hacia la igualdad y la justicia.


Preguntas para la reflexión:
-      ¿Qué implicaría “descolonizar” y “despatricalizar”?

-      ¿Qué significa hacer teología desde nuestras realidades, nuestros compromisos sociales, pastorales?

-      ¿Para qué me quisiera comprometer?


* Sandra Lassak es Doctora en Teología.



[1] Lagarde, Marcela, “El género, fragment literal: ´La perspectiva de género´, en Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia. Ed. horas y HORAS, España, 1996, pp. 13-38.
[2] Vease Schüssler Fiorenza, Elisabeth, Discipulado de Iguales, Una Ekklesia-lógica Feminista de Liberación. (Mujeres haciendo Teología desde Bolivia – Volumen III), p.214-235.
[3]  Paredes Julieta, en: Gargallo Francesca, Feminismos desde Abya Yala, Ideas y proporciones de las mujeres de 607 comunidades de nuestra América, Ciudad de México 2014, p. 96.
[4] Gebara, Ivone, Las aguas de mi pozo. Reeflexiones sobre experiencias de libertad, Montevideo 2005, 133.